El mapa anotado de la Tierra Media, un secreto que sale a la luz

23/10/2015

Cuando uno de los expertos hojeaba en Blackwell’s Rare Books un ejemplar de Lord of the Rings propiedad de la ilustradora Pauline Baynes (conocida sobre todo en el ámbito tolkiniano por sus ilustraciones de The Adventures of Tom Bombadil), seguramente no sospechaba que encontraría un documento único.



Este mapa muestra datos muy interesantes, como que Tolkien ubicaba Hobbiton en la misma latitud que Oxford, y también que la ciudad italiana de Rávena pudo ser la inspiración para la ciudad de Minas Tirith.

El mapa estaba suelto en una edición de Lord of the Rings que pertenecía a la señora Baynes, quien lo había sacado de otra edición de la novela cuando comenzó a trabajar en su ilustración a color del mapa de la Tierra Media para Tolkien, que aparecería en la edición publicada por Allen & Unwin en 1970. Tolkien en persona anotó profusamente en el mapa en tinta verde y lápiz, notas que fueron ampliadas por la propia Baynes mientras trabajaba.

La tienda Blackwell’s, que actualmente expone el mapa a la espera de venderlo por 60.000 libras, lo ha calificado como "un importante documento, quizá la pieza más importante de tolkienalia que ha aparecido en los últimos 20 años, por lo menos".

Muestra lo que Blackwell’s ha llamado "la naturaleza rigurosa" de la visión creativa tolkiniana: corrige nombres de lugares, proporciona otros nuevos, y facilita a Baynes un buen número de sugerencias sobre la variada flora y fauna en el mapa. Hobbiton, anota, "se supone que se sitúa aproximadamente en la latitud de Oxford"; no olvidemos que Tolkien fue profesor de Anglosajón en la Universidad de Oxford.



El autor también usa Belgrado, Chipre y Jerusalem como otros puntos de referencia, y según Blackwell’s sugiere que "la ciudad de Rávena es la inspiración de Minas Tirith - una localidad clave en el tercer libro de la trilogía de El señor de los anillos".

"El mapa muestra cuán obsesionado estaba con los detalles. Los que interfiriesen sabían a lo que se arriesgaban", comenta Sian Wainwright de Blackwell’s. "El trabajo con él era delicado, pero gratificante al final."

Tanto la correspondencia entre Tolkien y la aclamada ilustradora Baynes (quien también trabajó en libros de CS Lewis) como anotaciones inéditas del diario de la ilustradora nos proporcionan más detalles sobre la relación, a veces escabrosa, entre los dos. el 21 de agosto de 1969 Baynes cuenta que hizo una visita a Tolkien y su esposa en Bournemouth, "para charlar sobre un mapa tamaño cartel que tengo que hacer - él no se muestra nada cooperativo."

El autor se disculpó más tarde por "ser tan lento" y un almuerzo posterior muestran al autor "de buen talante - nombres de pila y besos incluso - y encantado con el mapa.

Henry Gott, especialista en primeras ediciones modernas de Blackwell’s Rare Books, afirma que el mapa fue "un descubrimiento emocionante e importante: es nuevo para los estudiosos (aunque su existencia se supone por la correspondencia entre los dos), y muestra la atención puesta por los dos en su cartografía de la visión creativa de Tolkien."

"Antes de exhibirlo en la tienda esta semana, sólo ha podido disfrutarse en ámbitos privados (mayormente en manos de Baynes casi todo el tiempo). Uno de los puntos de interés es cuánto habría aportado Tolkien en el mapa cartel; todas sus sugerencias, y hay multitud (la mayor parte de las anotaciones en el mapa son suyas) se reflejan en la versión de Baynes," comenta Gott. "El hecho de que es un trabajo tan colaborativo no era evidente antes, y no podía serlo sin un documento como este. Su importancia sobre todo reside en la percepción que aporta sobre ese proceso."

Blackwell’s tiene en venta obras de Baynes, quien falleció en 2008 a los 85 años, incluyendo una muestra de sus dibujos originales para Las crónicas de Narnia firmados.

Noticia originalmente aparecida en este artículo de The Guardian.

Volver